0
0
0
s2sdefault

Apenas 20 minutos diarios de esta actividad genera beneficios para el cuerpo y la mente. Ayuda a combatir la depresión, también previene la artritis y enfermedades cardiovasculares.

 

En una época donde estamos todo el día híper conectados a las laptops y teléfonos inteligentes, corremos el riesgo de perder algo que todos necesitamos de vez en cuando: un momento de silencio.

En la investigación "¿Qué sucederá si se empieza a meditar?" el blogger Giovanni Dienstmann de Live and Dare ha sintetizado más de tres mil descubrimientos científicos sobre los beneficios de la meditación. Algunos estudios sugieren que una meditación de sólo 20 minutos al día durante algunas semanas es suficiente para comenzar a experimentar sus beneficios, incluyendo el fortalecimiento del sistema inmunológico y la reducción del estrés.

 

Un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine descubrió que el entrenamiento de la meditación puede aumentar los niveles de anticuerpos -proteínas producidas por el sistema inmunológico del cuerpo cuando detecta antígenos (sustancias nocivas)- en sólo ocho semanas.

 

La meditación aumenta la actividad en la corteza prefrontal, la ínsula anterior derecha, y el hipocampo derecho. Todas partes que controlan la emoción positiva, la conciencia y la ansiedad. Estas regiones del cerebro también actúan como un centro de mando para el sistema inmunológico, por lo que al ser estimulados, ayudan a que funcione de manera más eficaz. Esto sugiere que un breve programa de capacitación en la meditación consciente tiene efectos demostrables sobre el cerebro y la función inmune.

Inevitablemente, la meditación es promocionada por sus beneficios para reducir el estrés. Un estudio publicado en la revista Psychoneuroendocrinology descubrió que un poco de entrenamiento de la mente puede llegar muy lejos cuando se trata de encontrar la calma en situaciones de estrés. Los participantes que completaron el entrenamiento mental eran menos propensos a mostrar signos de estrés durante las tareas de inducción de estrés (tales como completar pruebas de lenguaje y matemáticas frente a evaluadores).

A pesar de que los niveles de estrés percibidos eran bajos, la producción de cortisol (la hormona del estrés) era alta, pero los investigadores sugieren que se trata de aprender a trabajar cognitivamente en ello. La conciencia plena (mindfulness) que viene de meditar durante un largo período de tiempo lo más probable es reducir los niveles de cortisol y aumentar la conciencia y la satisfacción.