33° C

0
0
0
s2sdefault

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó este lunes a los países de la Unión Europea (UE) a trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén, como ha anunciado Estados Unidos, reconociendo así a esa ciudad como capital del Estado de Israel. «Creo que todos o la mayor parte de los países europeos trasladarán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán que es la capital de Israel y se implicarán de forma robusta con nosotros en seguridad, prosperidad y paz», indicó Netanyahu en una declaración a la prensa junto a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini.

Netanyahu se reunió este lunes en Bruselas, durante un desayuno informal, con los 28 ministros de Exteriores, en la primera visita de un primer ministro israelí a las instituciones de la UE en Bruselas en 22 años. Los ministros recibirán en enero en un formato similar al presidente palestino, Mahmud Abás. El político israelí pidió además esperar a conocer la propuesta «en camino» de la Administración estadounidense para la paz en Oriente Próximo.

Sin embargo, incluso los países europeos más próximos a Israel -como la República Checa- advirtieron este lunes que la decisión de Trump de trasladar la capital a Jerusalén era mala solución para los esfuerzos de paz en la región, informa Reuters. El Gobierno francés insistió en que el estatus de Jerusalén solo podía ser acordado por israelíes y palestinos. El titular de Exteriores checo, Lubomir Zaoraleksaid, aseguró sobre la decisión de EE.UU. que «temo que no nos ayude».

El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, y su homólogo británico, Alan Duncan, también expresaron el rechazo de sus países y la Unión Europea (UE) al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos. «No estamos de acuerdo con el anuncio de que Jerusalén es la capital. Debería haber habido una decisión final de Estado, en particular porque Jerusalén está dividida en este y oeste y Jerusalén Este básicamente no es parte de Israel», dijo Duncan a su llegada a la reunión de titulares de Exteriores de la UE. El ministro británico insistió en que los Veintiocho transmitirían este mensaje «muy claro» al primer ministro israelí. Por su parte, el ministro de Exteriores francés indicó que su país está en «desacuerdo con la decisión del Gobierno estadounidense de Donald Trump y que esta «es también la posición de la UE», informa Efe.

Condena de la violencia

La jefa de la diplomacia europea, por su parte, condenó ante el primer ministro israelí toda violencia contra los judíos, contra Israel y contra los ciudadanos de ese Estado. «Condeno en los términos más firmes posibles todos los ataques contra judíos en todas partes del mundo, incluido en Europa, y contra Israel y ciudadanos israelíes», indicó Mogherini. Mogherini se pronunció así en contra de los ataques a israelíes después de que Estados Unidos anunciara su decisión de considerar Jerusalén como la capital del Estado de Israel, lo que choca con el consenso internacional.

La política italiana evitó este lunes hacer una condena explícita a esa decisión e insistió en que «la única solución realista al conflicto entre Israel y Palestina está basada en dos Estados, con Jerusalén como capital de ambos». «Ésta es nuestra posición consolidada y vamos a seguir respetando el consenso internacional sobre Jerusalén hasta que se resuelva el estatuto final de la Ciudad Santa mediante negociaciones directas entre las partes», agregó.

Mogherini confió en que las partes «se impliquen en unas negociaciones significativas con el apoyo de la comunidad internacional». «Es por el interés de Israel encontrar una solución integral y sostenible al conflicto. Por ello, la UE incrementará su trabajo con los socios internacionales y regionales», indicó. En opinión de Mogherini, «lo peor que puede pasar ahora es una escalada de tensión y violencia, en la región y más allá». «Incrementar la tensión y la violencia sólo inflamará la región y será un regalo para los extremistas y los que no están interesados y están en contra de la paz y la seguridad y de vivir juntos», concluyó.